info@tapastour.com
Persona de contacto:
Maria Luisa Pérez
+34 686 959 358
English Spoken
Ir de tapas es una de las mejores costumbres que tenemos los madrileños así que hay que intentar disfrutarlo. Salimos para pasar un buen rato y no para discutir y tomamos la cantidad de alcohol suficiente para estar un poco contentos pero sin llegar a la ebriedad.

Estas son las principales recomendaciones:

1. Numero de personas:
El número ideal de personas para salir a tapear es de cuatro. Pero es razonable un mínimo de tres y un máximo de seis aunque se admiten algunos mas

2. Sin sentarse:
El tapeo propiamente dicho se hace de pie, en la barra, salvo en casos de fuerza mayor y, como mucho, se sienta uno en el último local, si ya las piernas no aguantan

3. Número de tapas:
No se debería consumir más de una tapa en el mismo establecimiento; hay que cambiar, pasear, conocer otros locales y también conocer gente pues también se liga mucho yendo de tapas

4. Pagar una ronda:
Se suele hacer lo que los sevillanos llaman "convidá", es decir, pagar una ronda cada uno, no ser caradura y a la hora de pagar sentir unas ganas horribles de visitar el excusado

En Madrid había una antigua costumbre que era decidir el pago de cada ronda jugando a “los chinos”, juego de azar en el que cada participante tiene tres monedas y debe ocultar alguna o ninguna en la mano y hay que acertar las que hay en la manos de todos. El que va acertando se retira del juego y el último que queda es el que paga la ronda.

5. Saber combinar:
Hay que saber combinar unas tapas con otras. Por ejemplo, de un lado gambitas y sepia y en otro lado caracoles,... No mezclar demasiado. Esto también va con la bebida: en un local no se debe pedir cerveza y vino en una misma ronda. Mejor pedir ronda de cerveza o ronda de vino,...

6. Conversación amena:
La tapas y un poco de vinillo se prestan a la charleta agradable así que relajémonos por un rato y procuremos olvidar los temas candentes (la crisis, el paro, las elecciones…)

7. Horarios de tapeo:
Por último, la hora: desde la del aperitivo hasta la de la comida, o desde las ocho de la tarde hasta la cena. Ahora bien, como uno suele "ponerse las botas", no es de extrañar que se nos quite las ganas de comer o cenar...

8. Mantener las tradiciones:
No os escandalicéis cuando veáis las servilletas y los palillos en el suelo del local, no somos más guarros que otros, simplemente es una costumbre pero no dudéis que se limpia a menudo

Para terminar, creo que el siguiente texto leído de una taberna puede resumir muy bien el espíritu del tapeo:

"No traigas a este lugar aflicciones o problemas, ¡Déjalos en casa estar!. Y, si olvidado los traes, sal, mira al cielo y vuelve a entrar, dejando en la puerta estos. Este lugar es sólo de alegría y amigos, se prohíbe la estancia en él a los que no respeten esta norma".


No traigas a este lugar aflicciones o problemas,
¡Déjalos en casa estar!